domingo, 18 de mayo de 2014

Embalse de la Portiña

Hoy os voy contar mi  jornada de Pesca que pase en el Embalse de La Portiña. 

Esta situado en el municipio Toledano de Talavera de La Reina. Decidí probar en este lugar un día laborable para evitar la excesiva presencia de pescadores y sobre incentivado por comentarios en internet que hablaban de grandes carpas en este pequeño embalse.


Me costo encontrar el lugar ya que se accede por una pequeña carretera a las afueras de Talavera cerca la salida a la A5, una vez ahí localice un parking junto a la presa, donde aparque y descargue los bartulos. Existe un camino forestal alrededor del embalse pero en cual esta prohibido el uso de vehículos a motor, con lo cual toca caminar, aunque esta vez aproveché que era un día laborable para poder ubicarme en un lateral de la presa a unos cincuenta metros del coche. En esta zona se puede aparcar en dos zonas determinadas a cada lado de la presa, junto a la casa del guarda y al otro extremo junto una casa rural, a partir de ahí el camino esta cerrado a los vehículos.


Pronto observe que el embalse o al menos la zona en la que me encontraba estaba bastante cuidado y limpio, apenas divise restos de basura, el agua estaba en buen estado, el camino que lo rodea es una senda bastante bien acondicionada para el paseo y habían montado varios pesquiles con pasarelas de gran longitud para tentar al lucio.


Estaba solo, a lo lejos en la otra orilla divise los únicos pescadores que me acompañaban en la faena, la cosa pintaba bien en el embalse estaba "reservado para mi".
Comencé con dos cañas una a boilies de vanilla y otra a pellets, montando bolsas de pva y cebe con un poquito de engodo la zona, pero pasaban las horas y nada de nada, cambie el reportorio de cebos una y otra vez pero sin exito.

Bueno la cosa no iba bien y solo me hacia compañía el paso de los ciclistas y paseantes por el sendero y un horrible viento de cara que me azotaba sin descanso. Llego el mediodia y un hombre se acerco saludo y pregunto cordialmente como iba la cosa,  respondí que mal. Comento que era vecino de Talavera y pescador, y a partir de ahi  comenzamos una amena conversación. Me hablo sobre el lugar y de su fama en intent no tan verdadera en cuanto a la facilidad de capturar grandes carpas, comento que se había sacado alguna carpa de 12 kilos pero de manera excepcional y que ultimamente escaseaban en número y tamaño, al igual que el lucio. Así mismo me comento que sin un buen cebado iba ser complicado tener exito. Me dio algunos buenos consejos  y a la media hora marcho, la verdad es que agradecí  mucho su vista fue muy amena.


Tras esto almorcé y continúe con la faena, pero la cosa no mejoraba, solo el viento hacia acto de presencia.
Al par de horas llego un hombre mayor con sus cañas se coloco cerca mi y tras montar su equipo saludo y charlamos. Me contó que bajaba todos los días y siendo más drástico que el anterior, llamo a este lugar en el embalse de la desesperación, haciendo referencia a la escasez de pesca. Mantuvimos la charla durante una media hora, tras la cual decidí marchar para Madrid, la cosa no daba más de si.

Bueno como dijo un buen pescador, más vale un mal día de pesca que un buen día de trabajo. 
Lo que si me llevo es el pasar un día en un bonito lugar y la buena compañía de unos pescadores foraneos que se mostraron muy acogedores, lo cual siempre es de agredecer.